La pandemia de Covid-19 tuvo un fuerte impacto en la sociedad y en todas las industrias en general. Para mitigar este problema, muchos Gobiernos, incluido el mexicano, decidieron poner en práctica el distanciamiento social, lo que afectó a la economía de diversos sectores.

Conforme fue pasando el tiempo y los contagios seguían incrementando, la crisis global cada vez fue mayor, lo que trajo graves consecuencias para muchas personas y sobre todo, a diversas industrias.

A continuación, te contaremos el impacto que tuvo el Covid en la industria, automotriz, manufacturera y farmacéutica, para explicar la crisis o los beneficios que han tenido durante esta situación:

Industria Automotriz:

Desde hace algunos años, la industria automotriz ha sido uno de los principales motores de la economía mexicana, pues tan solo este sector contribuye con 2.9% en el PIB nacional y 18.3% en el PIB manufacturero, además de generar más de 2 millones de empleos directos e indirectos.

Sin embargo, estas cifras ya no se pudieron aumentar debido a la llegada del Covid, pues el Gobierno Federal decretó suspender todas las actividades económicas no prioritarias. Durante el primer semestre del 2020 hubo una completa paralización de la industria automotriz en México, lo que se reflejó en una disminución de 40.8% en la producción de autos ligeros, así como un decremento de 41.7% en el valor de las exportaciones de vehículos hacia el extranjero; lo cual repercutió gravemente en la balanza comercial y en la dinámica económica del país.

Entre el 2019 y el 2020, la manufactura de autos en México registró una baja en todas sus líneas, marcas y tipos de autos fabricados en territorio nacional. Tan solo entre enero y julio, la producción de autos disminuyó en 35.5%, al pasar de 2.2 millones a 1.4 millones de autos fabricados, respectivamente

La industria automotriz en México sigue un panorama de modestos avances e importantes obstáculos a la recuperación pospandemia. Durante el primer trimestre del 2022, las automotoras lograron incrementar el total de autos producidos, pero la comercialización interna y los envíos al exterior registraron caídas.

En los primeros tres meses del 2022 se ensamblaron 849,045 autos en territorio nacional, mientras que en este mismo lapso del año pasado la producción total fue de 821,124 autos, según las cifras reportadas por la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz) publicadas por el INEGI.

Este nivel de ensamble implicó un crecimiento de 3.4% en relación internaual, pese a ello, aunque se armaron más vehículos, la comercialización no siguió el mismo camino, ni dentro del país ni fuera de él.

Industria Manufacturera:

Al igual que la automotriz, la industria manufacturera fue una de las más golpeadas por los cambios que la pandemia ocasionó.

De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el Indicador Mensual de la Actividad Industrial referente al primer trimestre del año, solo de febrero a abril de 2020, la actividad manufacturera en México cayó en general 38%.

Conforme fue avanzando la pandemia, para el 2021, este sector tuvo otros golpes, como:

  • Las horas trabajadas disminuyeron un 28.6%.
  • Las remuneraciones medias reales pagadas (sueldos, salarios y prestaciones sociales) se fueron a la baja en 2.1%.
  • El personal ocupado total mostró un descenso de 1.9%.
  • En su tasa anual, las horas trabajadas descendieron un 31.5%, las remuneraciones medias reales un 0.9 % y el personal ocupado total cayó un 4% en comparación con abril del año 2019, siendo su peor caída desde 2009.

La actividad manufacturera en México se estancó, pero el panorama actualmente en 2022 pinta mejor, ante una menor disrupción en las cadenas de suministro globales, mejores condiciones epidemiológicas y por el impulso previsto de la industria en Estados Unidos, por lo que apunta a que sea uno de los principales motores de la economía.

Dentro de la industria manufacturera de México, los mayores aumentos a febrero del 2022 se observaron en fabricación de muebles, colchones, y persianas en 9.78%, mientras que en la fabricación de productos metálicos se observo un avance de 4.90% en industria de las bebidas y del tabaco en crecimiento de 3.69%.

Industria Farmacéutica:

A diferencia de las industrias antes mencionadas, la industria farmacéutica se vio “beneficiada” por la llegada del Covid, ya que disparó las investigaciones y el uso de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial para desarrollar vacunas o medicamentos para combatir esta enfermedad, lo cual se traduce a mayores ganancias.

El desarrollo de nuevas soluciones y la creación de novedosos modelos de negocio en el ámbito de la salud han tomado fuerza en los últimos años, logrando impactar de manera positiva a la población.

A través de los años, la industria de la innovación en la salud ha ido evolucionando, con un impacto en la generación de empleos, las ventas y los niveles de producción. De hecho, el producto interno bruto (PIB) del sector salud en México se ha incrementado a una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) de 6.68% de 2014 a 2022, incluso por encima del PIB nacional, lo que demuestra la importancia que tiene este rubro en el desempeño nacional de la economía.